Seleccionar página

¿A qué temperatura máxima hay vida en el subsuelo marino?

¿A qué temperatura máxima hay vida en el subsuelo marino?

No es mucho lo que se sabe de los ecosistemas del subsuelo marino. En líneas generales, a mayor profundidad en el subsuelo, mayor es la temperatura. Pero ¿hasta qué punto ese gradiente de temperatura moldea los ecosistemas sumidos bajo el fondo del mar? Esta pregunta es una de las más importantes que han intentado responder unos científicos de la Agencia Japonesa para la Ciencia y la Tecnología Marina-Terrestre (JAMSTEC) y el Centro de Ciencias del Medio Ambiente Marino (MARUM) de la Universidad de Bremen en Alemania. Una expedición del programa de perforación del IODP (Programa Internacional de Descubrimientos Oceánicos) ha proporcionado nuevos conocimientos sobre los límites de temperatura para la vida bajo el fondo oceánico.

Los sedimentos del subsuelo marino constituyen un hábitat muy duro. La temperatura y la presión aumentan con la profundidad, mientras que el suministro de energía es cada vez más escaso.

Solo desde hace unos 30 años se sabe que, a pesar de estas condiciones, hay microorganismos morando en el fondo del mar a profundidades de varios kilómetros. La biosfera profunda todavía encierra muchos enigmas.

Los microorganismos termófilos pueden vivir cómodamente a temperaturas de hasta 80 grados centígrados. Además, hay arqueas y bacterias hipertermofílicas que prosperan a temperaturas aún más altas, aunque requieren un gran suministro de energía para mantenerse. En condiciones ideales de laboratorio, pueden soportar temperaturas de hasta 122 grados centígrados durante un corto período de tiempo. Pero para estudiar cómo las altas temperaturas afectan a largo plazo a la vida de la biosfera profunda con un bajo suministro de energía, se necesita una extensa labor de perforación en aguas profundas.

«Solo unos pocos puntos del fondo del mar en los que se han realizado perforaciones científicas han alcanzado profundidades donde las temperaturas en los sedimentos son superiores a 30 grados centígrados», explica Kai-Uwe Hinrichs, miembro del equipo de investigación y especialista del MARUM. «El objetivo de la Expedición T-Limit, por lo tanto, era abrir un agujero de mil metros de profundidad en los sedimentos para intentar alcanzar una cota con una temperatura de hasta 120 grados centígrados, y lo conseguimos».

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

G R U M E D

G R U M E D

Orientación Médica en la Radio

Orientación Médica TV

Orientación Méd. Legal

Orientacion Medica TV