Seleccionar página

Ciertas llamadas a través del teléfono móvil podían ser espiadas

Ciertas llamadas a través del teléfono móvil podían ser espiadas

Las llamadas a través de la red móvil LTE, también conocida como 4G, están encriptadas y por lo tanto deberían ser a prueba de escuchas. Sin embargo, unos investigadores del Instituto Horst Görtz para la Seguridad de la Tecnología de la Información (HGI) de la Ruhr-Universität Bochum han demostrado que esto no siempre es así.

Fueron capaces de descifrar el contenido de las llamadas telefónicas si se encontraban en la misma célula de radio que su objetivo, a cuyo teléfono móvil llamaron inmediatamente después de la llamada que querían interceptar. Se aprovechan de un fallo que algunos fabricantes han hecho a la hora de organizar el funcionamiento de las estaciones base.

Los resultados fueron publicados por el equipo del HGI David Rupprecht, la Dra. Katharina Kohls y el Profesor Thorsten Holz de la Cátedra de Seguridad de Sistemas junto con la Profesora Christina Pöpper de la Universidad de Nueva York de Abu Dhabi. Antes de la publicación se contactó con los proveedores y fabricantes pertinentes; en estos momentos la vulnerabilidad debería estar solucionada.

La vulnerabilidad afecta a Voice over LTE, el estándar telefónico utilizado para casi todas las llamadas de teléfono móvil si no se realizan a través de servicios especiales de mensajería. Cuando dos personas se llaman entre sí, se genera una clave para encriptar la conversación. «El problema era que la misma clave también se reutilizaba para otras llamadas», dice David Rupprecht. Por consiguiente, si un atacante llamaba a una de las dos personas poco después de su conversación y grababa el tráfico cifrado desde la misma célula, obtenía la misma clave que aseguraba la conversación anterior.

«El atacante tiene que involucrar a la víctima en una conversación», explica David Rupprecht. «Cuanto más tiempo hablaba el atacante con la víctima, más contenido de la conversación anterior podía descifrar». Por ejemplo, si el atacante y la víctima hablaban durante cinco minutos, el atacante podía más tarde descifrar cinco minutos de la conversación anterior.

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Coronavirus

G R U M E D

G R U M E D

E G E H I D

 

Orientación Médica en la Radio

Orientación Médica TV

Orientación Méd. Legal