Seleccionar página

Descrita una estrategia molecular para evitar la formación de tumores en ratones

Descrita una estrategia molecular para evitar la formación de tumores en ratones

El organismo cuenta con un proceso de fabricación de ácidos grasos que está regulado por la enzima FASN. En células normales, este proceso está muy poco activo –salvo de forma puntual en el hígado y el tejido adiposo–, ya que la mayor parte de los ácidos grasos que necesitamos para el mantenimiento celular se obtienen de manera externa a través de la dieta.

Sin embargo, se sabe que FASN está sobreexpresada en muchos tipos de cáncer, como el de próstata, mama, tiroides, colorrectal, de vejiga, pulmón o páncreas. Por ello, y aunque todavía no se conoce bien su relación con la enfermedad, científicos de todo el mundo lo estudian como potencial diana contra el cáncer.

Ahora, un equipo de investigadores liderados por Miguel Ángel Quintela, jefe de la Unidad de Investigación Clínica de Cáncer de Mama del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) (España), ha descubierto la conexión de FASN con el cáncer y han demostrado que las terapias que la inhiben son altamente eficaces en la fase de formación del cáncer para evitar el desarrollo de los tumores en ratones y en cultivos celulares, y no para tratarlo cuando ya ha aparecido. Los resultados se publican en Nature Communications.

Uno de los principales hallazgos del trabajo es que la importancia de FASN para el desarrollo del cáncer no está relacionada con su capacidad para generar ácidos grasos. Hasta ahora, se pensaba que las células tumorales sobreactivan FASN para poder generar energía, construir su membrana celular, etc.

“Sin embargo, en el trabajo demostramos que el cáncer sigue captando esos ácidos grasos de manera externa”, explica Quintela, líder del estudio. “Por lo tanto, la función de FASN de sintetizar ácidos grasos no es necesaria para el cáncer”.

Lo que sí necesita el cáncer de FASN es que le ayude a surgir. Los investigadores han descubierto que FASN es esencial para que se lleve a cabo uno de los procesos claves en la transformación de una célula normal en una célula cancerosa: el crecimiento independiente del anclaje, es decir, poder crecer sin estar sujeta a una superficie sólida, una capacidad que la célula normal no tiene.

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

G R U M E D

G R U M E D

Orientación Médica en la Radio

Orientación Médica TV

Orientación Méd. Legal

Orientacion Medica TV