Seleccionar página

Finanzas y salud mental: factores de riesgo que deben alertarte

Finanzas y salud mental: factores de riesgo que deben alertarte

La relación entre la salud mental y la salud financiera es directa. Las personas con problemas de salud mental tienen tres veces y media más probabilidades de tener deudas que les estén causando problemas presupuestarios. A modo de ejemplo, sólo en Inglaterra, más de 100,000 personas con problemas de deudas intentan suicidarse cada año.

A pesar de una relación tan evidente, las dificultades financieras a menudo se pasan por alto como un factor que contribuye a los problemas de salud mental, y viceversa. Sin embargo, queda claro que un problema alimenta al otro, creando una espiral creciente de dificultad financiera y empeoramiento de la salud mental.

Así lo explica el economista Emilio Hungría, autor del primer reporte Mente sana en bolsillo sano: Recomendaciones de política para mejorar la salud financiera y mental en la República Dominicana, una iniciativa dela Superintendencia de Bancos (SB) a propósito del mes de la salud mental.

La investigación revela que los trastornos mentales como la depresión y la ansiedad son muy prevalentes en la población a nivel mundial. En promedio, en cualquier momento, el 15% de la población en edad laboral se ve afectada por estos trastornos. Aún más, alrededor del 56% de las personas que reportan haber tenido depresión no reciben en ningún momento el tratamiento adecuado.

De igual manera, se estima que cada año el costo directo de la falta de atención a la salud mental es de entre 3.5% y 4% del producto interno bruto (PIB) mundial.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) describe la salud mental como “un estado de bienestar en el que la persona realiza sus capacidades y es capaz de hacer frente al estrés normal de la vida, de trabajar de forma productiva y de contribuir a su comunidad”.

República Dominicana

Para el año 2019, el factor “violencia y suicidio” representaba el lugar número ocho en las causas de muertes del país. Así mismo, los desórdenes mentales representaban el lugar número cinco en cuanto a pérdida de años de vida ajustados por discapacidad (DALYs, por sus siglas en inglés), métrica muy utilizada en estudios de costo-efectividad en temas de salud.

Estos problemas han estado en constante crecimiento en las últimas décadas: desde 1990 a 2019, se observa que el crecimiento del efecto de los desórdenes mentales en la pérdida de años de vida es de un 71.4% en la pérdida de años de vida para los dominicanos.

La ansiedad es el trastorno mental más prevalente en República Dominicana (5.7%). Sin embargo, como porcentaje del total de DALYs, la depresión la supera con el 2.1% de DALYs anuales promedio en el país.

Según la Encuesta de Cultura Económica y Financiera (2014), más del 60% de los hogares tienen anualmente alguna circunstancia en que los ingresos no cubren los gastos.

Este indicador es considerablemente alto independientemente del nivel socioeconómico de las familias, superando el 70% de los hogares de ingresos más bajos y un 44% de las familias de ingresos más alto.

Pero ¿qué hacen estos hogares para lograr cubrir sus gastos cuando sus ingresos no son suficientes? La gran mayoría (dos de cada tres) elige endeudarse y un 61% intenta reducir sus gastos. Tan solo un 19% de los hogares retiró dinero de sus ahorros, lo que es consistente con la baja tasa de hogares con fondos para emergencias.

Resulta aún más preocupante que entre los que se endeudan, menos de un 25% lo hace a través de instrumentos financieros formales para atender a estas necesidades, ya que en muchos casos los sistemas informales pueden resultar mucho más costosos.

La Encuesta de Cultura Económica y Financiera indica que el 51% de los hogares de ingresos más bajos solo podría mantenerse a flote una semana en caso de perder una de sus principales fuentes de ingreso, y más de un 83% de los hogares de ingresos más bajos no hubiesen podido sostenerse por más de un mes.

En este contexto, la pandemia del COVID-19 presentaba un reto importante en materia de salud financiera, cuyos efectos fueron mitigados por las políticas de asistencia social.

Estudio

Para la elaboración del reporte Mente sana en bolsillo sano: Recomendaciones de política para mejorar la salud financiera y mental en la República Dominicana, Hungría se valió del estudio y análisis de más de 60 publicaciones nacionales e internacionales sobre salud mental, salud financiera y buenas prácticas de políticas públicas en estos ámbitos.

Asimismo, analizó bases de datos del Banco Central de la República Dominicana, de la SB y de las entidades financieras dominicanas, y realizó más de 15 entrevistas a expertos de la salud mental y hacedores de políticas públicas en temas de salud y salud mental del país.

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Orientación Médica en la Radio

Orientación Médica TV

Orientación Méd. Legal

Orientacion Medica TV