Seleccionar página

Pentágono no quiere un F35 para ir de compras

Pentágono no quiere un F35 para ir de compras

El Pentágono está dando sobradas señales de que el caza F-35, el proyecto armamentístico más caro de Estados Unidos, no tiene el futuro multiusos y asequible que se le adjudicó hace unas décadas y no va a convertirse finalmente en el relevo del F-16, porque “nadie conduce un Ferrari al trabajo a diario”.

El último en señalar que el F-35 no acabará convertido en el nuevo caza táctico ligero de Estados Unidos ha sido el comandante de la Fuerza Aérea, el general Charles Brown, quien la semana pasada propuso iniciar un nuevo proyecto desde cero para reemplazar al F-16, cuyo millar de unidades lo convierten en el principal caza estadounidense.

Avión invisible
Pese a tener un precio previsto de más de 1,5 billones de dólares a lo largo de varias décadas, el F-35, el sistema armamentístico más caro de la historia de Estados Unidos, no parece que vaya a cumplir totalmente su objetivo de convertirse en el principal avión invisible a radares de combate de las tres ramas de las Fuerzas Armadas que lo necesitan: la Fuerza Aérea, la Naval y la Infantería de Marina.

En una intervención frente a expertos y periodistas especializados en Defensa el miércoles de la semana pasada, Brown, jefe de la Fuerza Aérea desde el pasado agosto, dijo que no quiere pedir nuevas unidades del F-16, que comparó con un avión clásico de la década de 1970, ni del F-35A la variante ligera que estaba prevista para sus pilotos.

El proyecto F-35 de Lockheed Martin está plagado de retrasos, aumentos de costes asociados, cambios de diseño y fallos que aún no han terminado por solucionarse pese a que su primer vuelo fue hace quince años.

El Pentágono ha intentado retrasar el que parece ya un evidente fracaso del F-35 como avión multiusos, actualizando los F-16 y retrasando los planes para poner en producción en masa la versión táctica del F-35 de la que deberían producirse más de 1,700 unidades a un coste unitario de más de 100 millones de dólares.

Estos aviones, pese a ser una versión simplificada de los F-35C (Armada, con un coste unitario de 117 millones de dólares) y F-35B (Marines, con un coste de 135 millones), suponen un precio excesivo para la realización de operaciones rutinarias en la amplia red de bases de Estados Unidos en el mundo, según algunas voces dentro del Pentágono.

SEPA MÁS

Problemas.
Se han detectado problemas en los motores, cuando se sostienen velocidades supersónicas o fallos que afectan a su invisibilidad en radares o a la hora de ser lo suficientemente maniobrables en un combate directo con el enemigo.

Postura.
Estados Unidos quiere mantener su postura de defensa en el mundo y seguir contrarrestando la influencia de Rusia y sobre todo de la emergente China, que cada vez ejerce un rol más agresivo en el Mar de China Meridional.

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

G R U M E D

G R U M E D

Orientación Médica en la Radio

Orientación Médica TV

Orientación Méd. Legal

Orientacion Medica TV