Seleccionar página

Respetar los hechos y luchar juntos contra COVID-19

Respetar los hechos y luchar juntos contra COVID-19

En la actuali­dad, la epide­mia de CO­VID-19 se está extendiendo por todo el mundo. Todos los países se enfrentan a una difícil tarea de comba­tirla.

Ante el enemigo de toda la humanidad, la comuni­dad internacional debería intensificar sus acciones y trabajar juntos para com­batirlo. Sin embargo, cier­tos políticos de algún poco país, en un afán de aga­rrar un “salvavidas políti­co”, constantemente lan­zan argumentos negativos contra China, envenenan­do la opinión pública e in­citando al odio con conse­cuencias peligrosas. Estos argumentos abarcan prin­cipalmente los siguientes aspectos: el virus tiene su origen en China; China in­ventó el virus; China ocul­ta la información; China demora en tratar la CO­VID-19; China debe ajus­tarse la cuenta y com­pensar a los demás; y el sistema político de Chi­na falló, etc.. Las menti­ras, repetidas mil veces, siguen siendo mentiras. Veamos los hechos.

China es víctima de CO­VID-19. Hasta ahora, la epidemia ha causado más de 4,600 muertes. Más de 3.000 médicos se infecta­ron y más de 60 murieron. Después de meses de ar­duo trabajo, China ha lo­grado los resultados pre­limilares de la prevención y el control de epidemias domésticas mediante la adopción de las medidas más completas, rigurosas y exhaustivas.

Todavía no hay vacu­nas y medicamentos efec­tivos para este virus, pero el tratamiento está avan­zando. El 18 de febrero, los casos graves en China alcanzaron un pico de ca­si 12,000 personas. En el 18 de abril, estos datos se redujeron a 85 personas. ¡Cuántas vidas se han sal­vado! Sin embargo, China tiene una gran población, un amplio territorio y una estrecha conexión con el mundo. En la actualidad, los casos importados han superado los casos loca­les existentes. Los casos transmitidos localmente aparecen esporádicamen­te. La economía y la socie­dad china se vieron signi­ficativamente afectadas, y la economía cayó un 6,8% en el primer trimestre de 2020. Por eso, el Gobier­no y pueblo chinos conti­nuamos otorgando gran importancia a la preven­ción y el control. Por otro lado, promovemos la re­anudación ordenada de la producción y los trabajos, mientras realizamos ac­tivamente la cooperación internacional en la lucha contra la COVID-19.

La lucha entre los seres humanos y virus siempre ha acompañado el progre­so de la civilización hu­mana. La COVID-19 es un virus completamente nue­vo que la gente nunca ha visto antes, y requiere un proceso desde el descubri­miento, la investigación y la detección hasta la con­firmación. El origen del virus es un tema científi­co que requiere opiniones científicas y profesionales en vez de la politización y el estigma.

Recientemente, la revis­ta “Nature” publicó un edi­torial donde pidió perdón por asociar el nuevo coro­navirus con el nombre de Wuhan.

Desde que la provincia Hubei reportó los prime­ros tres casos sospecho­sos a finales de diciembre de 2020, China comen­zó a enviar oficialmen­te información a la OMS y a los países de todo el mundo acerca de la epi­demia, y compartió infor­mación sobre la secuencia genética viral. El Gobier­no chino siempre ha ma­nejado la epidemia de ma­nera abierta, transparente y responsable. China utili­zó el menor tiempo y dio la respuesta más rápida en la comparación horizontal con los principales países desde la detección de ca­sos hasta la adopción de medidas a nivel nacional, logrando el tiempo precio­so para el mundo en la lu­cha contra COVID-19. La OMS dijo que países como Singapur y Corea del Sur aprovecharon el tiempo ganado por China y toma­ron las medidas necesarias para contener efectiva­mente la propagación de la epidemia.

Hace unos días, Wu­han estableció una misión de bigdata e investigacio­nes epidemiológicas rela­cionadas para verificar el número de casos confir­mados y muertes de CO­VID-19, en base a la reco­pilación completa de todos los datos relacionados con esta epidemia. Algunas personas han intentado aprovechar la oportunidad para seguir acusando al Gobierno chino de oculta­miento de la información, pero parecen haber pasa­do por alto un hecho: los datos publicados por Wu­han no solo reflejan una actitud abierta y transpa­rente de buscar la verdad, sino que también el respe­to a la vida.

Según Sun Tzu, el que conozca al otro y a sí mis­mo, ganará toda batalla. ¿Cómo podemos hacer un juicio científico en el campo de batalla antiepidémica sin la fuente de datos correcta? Ocultar la situación epidé­mica no tiene sentido. El se­creto de la exitosa respues­ta de China a COVID-19 es precisamente respetar los hechos y atreverse a reco­nocer la verdad.

La COVID-19 no fue el primero ni será el último episodio de salud pública de gran envergadura. Ade­más, los desastres provoca­dos por el hombre, como el tsunami financiero, tam­bién han causado y conti­

 nuarán causando enormes pérdidas a todos los países. Pero, ¿hay antecedente de ajustarse la cuenta y reali­zar la compensación por al­gún país?

China siempre ha aboga­do por respetar los derechos de todos los países a ele­gir un camino de desarro­llo que se adapte a sus pro­pias condiciones. En cuanto a cómo funciona el sistema de China, el pueblo chino lo conoce bien y la práctica ya ha dado la respuesta. No estamos interesados en ser jueces de sistemas y valo­res, pero hemos considera­do esta lucha antiepidémica como una oportunidad pa­ra modernizar el sistema y la capacidad de gobernanza del país.

La epidemia causada por COVID-19 es un desastre que enfrenta toda la huma­nidad, la cual nos afirma que los seres humanos son una comunidad de destino entrelazada cada vez más estrecha y necesitamos más unidad en vez de división. Enfrentamos una encrucija­da, pero la opción está total­mente en nuestras manos.

Nunca olvidaremos el apoyo político y la asisten­cia material brindada por la comunidad internacional a China. Continuamos esfor­zándonos en la prevención y el control de la epidemia domésticamente, mientras tanto brindamos asistencia según nuestra capacidad a los demás países, entre ellos, la República Domini­cana, según su necesidad. En esta batalla contra CO­VID-19, lucharemos juntos al pueblo dominicano.

Zhang Run, es Embajador de China en RepúblicaDominicana.

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Coronavirus

G R U M E D

G R U M E D

E G E H I D

 

Orientación Médica en la Radio

I N D O T E L

Orientación Médica TV

Orientación Méd. Legal