Seleccionar página

Solar Orbiter, de las imágenes a la física

Solar Orbiter, de las imágenes a la física

Los últimos resultados de Solar Orbiter muestran que la misión está estableciendo las primeras asociaciones entre fenómenos en la superficie del Sol y lo que sucede en el espacio interplanetario alrededor de la nave. También ofrecen nuevos datos sobre las “hogueras” solares, la meteorología espacial y la desintegración de los cometas.

“No podría estar más satisfecho con el desempeño de Solar y los distintos equipos que mantienen en funcionamiento la nave y sus instrumentos”, afirma Daniel Müller, científico del proyecto Solar Orbiter de la Agencia Espacial Europea (ESA).

“Ha sido un verdadero esfuerzo conjunto, y más en las difíciles circunstancias de este año, aunque ahora estamos empezando a ver que todo ese trabajo ha merecido la pena”.

Los diez instrumentos científicos de Solar Orbiter se dividen en dos grupos: seis telescopios de detección remota y cuatro instrumentos in situ. Los primeros observan el Sol y su atmósfera extendida, la corona. Los segundos miden las partículas alrededor de la nave, liberadas por el Sol y conocidas con el nombre de “viento solar”, junto con sus campos magnético y eléctrico. Hacer un seguimiento de dichas partículas y campos hasta la superficie solar es uno de los principales objetivos de Solar Orbiter.

Durante el primer acercamiento al Sol de Solar Orbiter, que tuvo lugar el 15 de junio y durante el cual la nave quedó a 77 millones de kilómetros, registraron datos los dos conjuntos de instrumentos.

Los datos de Solar Orbiter han permitido calcular la región de origen del viento solar que golpea a la nave e identificar su “huella” en las imágenes de detección remota. En un ejemplo estudiado en junio de 2020, la huella se ve en el margen de una región denominada “agujero coronal”, desde donde el campo magnético del Sol se extiende al espacio y permite que fluya el viento solar.

Aunque se trata de un trabajo preliminar, ya va más allá de lo que era posible hasta el momento.

“Hasta ahora no habíamos sido capaces de cartografiarlo con tanta precisión”, señala Tim Horbury, del Imperial College London y jefe del Grupo de Trabajo de Detección In-Situ de Solar Orbiter.

Solar Orbiter también ofrece nueva información sobre las hogueras solares que llamaron la atención de todo el mundo a mediados de este año.

Las primeras imágenes de la misión mostraban una multitud de lo que parecían minúsculas erupciones solares desperdigadas por la superficie del Sol. Los científicos les dieron el nombre de “hogueras” porque aún se desconoce la energía exacta asociada estos eventos. Sin la energía, no está claro si se trata del mismo fenómeno que otras erupciones de bajo alcance detectadas por distintas misiones. Lo que hace que resulten tan interesantes es que desde hace mucho se creía que podrían existir en el Sol nanollamaradas a escala reducida, pero hasta ahora carecíamos de medios para ver fenómenos tan pequeños.

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

G R U M E D

G R U M E D

Orientación Médica en la Radio

Orientación Médica TV

Orientación Méd. Legal

Orientacion Medica TV