Seleccionar página

Un estudio aporta nuevos datos sobre los osos que vivieron en Dmanisi hace 1,8 millones de años

Un estudio aporta nuevos datos sobre los osos que vivieron en Dmanisi hace 1,8 millones de años

El yacimiento de Dmanisi, datado en 1,8 millones de años, se sitúa en la república de Georgia, en el corazón del Cáucaso, entre el mar Negro y el mar Caspio. Se trata de la localidad paleontológica que registra la presencia humana más antigua localizada fuera de África. Asimismo, conserva una extraordinaria colección de restos paleontológicos, con una diversidad de especies de mamíferos extintas muy espectacular. Esta colección de fósiles se encuentra depositada, junto a otras muchas otras procedentes de los ricos yacimientos georgianos, en el Museo Nacional de Georgia, en Tbilisi, y está en proceso de estudio.

En este contexto, se ha efectuado un estudio liderado por investigadores del IPHES (Institut Català de Paleoecología Humana i Evolució Social) y del Área de Prehistoria de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona (URV) -Tsegai Medin (además becario de la Fundación Atapuerca), Bienvenido Martínez-Navarro y Florent Rivals- (estos dos últimos también ICREAs, que han contado con la participación de científicos de la Universidad de Málaga, del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (España) y del Museo Nacional de Georgia. El equipo ha llevado a cabo la clasificación de los restos fósiles de la población de osos que habitaron el emblemático yacimiento paleoantropológico del Pleistoceno inferior de Dmanisi y, además, describe su dieta.

Para ello, se ha combinado el estudio anatómico con los datos métricos y con técnicas de microdesgaste dental. Los dientes de oso de Dmanisi, correspondientes a la especie Ursus etruscus, descrita por el gran paleontólogo francés Georges Cuvier hace ya casi dos siglos, en 1823, muestran una amplia variabilidad de talla. Por ello, su adscripción sistemática se ha cuestionado a lo largo del tiempo. De hecho, en 1995, el profesor Abesalom Vekua consideró que había dos especies distintas, a las que llamó Ursus etruscus y Ursus sp. Sin embargo, en este estudio se observa que, independientemente de la talla, todos los ejemplares muestran una variabilidad anatómica muy similar, por lo que la diferencia de tamaño sólo se debe a un dimorfismo sexual acusado, donde los machos son bastante más grandes que las hembras, tal y como ocurre en los osos pardos modernos y en otras especies fósiles. Ursus etruscus está también muy bien representada en los yacimientos de Orce: Venta Micena, Fuente Nueva-3 y Barranco León, en los dos últimos asociados a la presencia humana, al igual que ocurre en Dmanisi.

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

G R U M E D

G R U M E D

Orientación Médica en la Radio

Orientación Médica TV

Orientación Méd. Legal

Orientacion Medica TV