Seleccionar página

Búfalo, camello, oveja y cabra… Lo que debes saber de los tipos de leche que puedes consumir

Búfalo, camello, oveja y cabra… Lo que debes saber de los tipos de leche que puedes consumir

El 1 de junio de cada año se conmemora el Día Mundial de la Leche, una fecha instituida en el año 2001 por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Muchos países de Europa y América destacan en ese día la importancia que tiene el líquido y se decidió precisamente para enfocar toda la atención en el líquido, publicitando las actividades que se realizan en todo el sector lechero.

La leche: Una fuente importante de energía alimentaria
La leche proporciona nutrientes esenciales y es una fuente importante de energía alimentaria, proteínas de alta calidad y grasas, además de que puede contribuir considerablemente a la ingestión de nutrientes como el calcio, magnesio, selenio, riboflavina, vitamina B12 y ácido pantoténico, de acuerdo a la FAO.

La especie del animal lechero, su raza, edad y dieta, junto con el estado de lactancia, el número de pariciones, el sistema agrícola, el entorno físico y la estación del año, influyen en el color, sabor y composición de la leche y permiten la producción de una variedad de productos lácteos.

Los niños de uno a seis años y los adultos mayores de 65 años, deberían tomar entre dos y cuatro vasos al día de leche, mientras que los adultos el número necesario es entre dos y tres vasos, los adolescentes y embarazadas deben tomar cuatro o más vasos del preciado líquido al día, esto plantea la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC).

Tipos de leches
Existen varios tipos de leche que pueden ser consumidas por el ser humano, según la FAO. Son las descritas a continuación:

Leche de vaca. Las grasas constituyen alrededor del 3% al 4% del contenido sólido de la leche de vaca, las proteínas aproximadamente el 3,5% y la lactosa el 5%, pero la composición química bruta de la leche de vaca varía según la raza.

La leche de búfalo. Tiene un contenido muy alto de materias grasas que, por término medio, es el doble que el de la leche de vaca.

La leche de camello. Tiene una composición similar a la leche de vaca, pero es ligeramente más salada. La leche de camella puede ser tres veces más rica en vitamina C que la leche de vaca. Por lo general, la leche de camello se consume cruda o fermentada.

La leche de oveja. Tiene un contenido de materias grasas y proteínas mayor que el de la leche de cabra y de vaca; solo la leche de búfalo y yak contiene más materia grasa.

La leche de cabra. Tiene una composición similar a la leche de vaca. En los países del Mediterráneo y en América Latina, la leche de cabra generalmente se transforma en quesos; en África y Asia meridional, se consume generalmente cruda o acidificada.

La leche de yak. Tiene un sabor dulce y un olor aromático y dulce. La leche de yak puede transformarse en una variedad de productos lácteos, como mantequilla, quesos y productos lácteos fermentados.

Leche de equino. Las leches de yegua y burra tienen una composición muy similar. La leche de equino, al igual que la leche humana, tiene un nivel relativamente bajo de proteínas (particularmente de caseínas) y cenizas y es rica en lactosa.

Productos que son realizados a base de leche
Los procesadores de leche producen una amplia variedad de productos lácteos, según la FAO. Se encuentran los siguientes:

La leche líquida. Es el producto lácteo más consumido, elaborado y comercializado.

Las leches fermentadas. Se utilizan frecuentemente para fabricar otros productos lácteos.

Los quesos. Se obtienen mediante la coagulación de la proteína de la leche (caseína), que se separa del suero.

La mantequilla y el ghee o mantequilla clarificada. Son productos grasos derivados de la leche. La mantequilla se obtiene del batido de la leche o nata; en muchos países en desarrollo, la mantequilla tradicional se obtiene batiendo la leche entera agria. El ghee se obtiene eliminando el agua de la mantequilla y se consume especialmente en Asia meridional; tiene un tiempo de conservación muy largo de hasta dos años.

La leche condensada. Se obtiene de la eliminación parcial del agua de la leche entera o desnatada.

Las leches evaporadas. Se obtienen de la eliminación parcial del agua de la leche entera o desnatada. La elaboración prevé el tratamiento térmico para garantizar la estabilidad e inocuidad bacteriológica de la leche. Las leches evaporadas generalmente se mezclan con otros alimentos, como por ejemplo él te.

La leche en polvo. Se obtiene de la deshidratación de la leche y generalmente se presenta en forma de polvo o gránulos.

La nata. Es la parte de la leche que es comparativamente rica en grasas; se obtiene descremando o centrifugando la leche

Sueros. Por suero se entiende la “parte líquida de la leche que queda después de separar la leche cuajada en la fabricación del queso. Sus principales aplicaciones para el consumo humano son la preparación de queso de suero, bebidas a base de suero y bebidas de suero fermentado.

La caseína. Es la principal proteína de la leche y se utiliza como ingrediente en varios productos, entre estos quesos, productos de pastelería, pinturas y colas. Se obtiene de la leche desnatada mediante precipitación con el cuajo o mediante bacterias inocuas productoras de ácido láctico.

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Orientación Médica en la Radio

Orientación Médica TV

Orientación Méd. Legal

Orientacion Medica TV