Seleccionar página

Cerebros fósiles obligan a replantear la evolución de insectos y arañas

Cerebros fósiles obligan a replantear la evolución de insectos y arañas

Nuevos fósiles con huellas del cerebro y el sistema nervioso de un depredador marino de 500 millones de años determinan la necesidad de replantear la evolución de insectos y arañas.

Los hallazgos, obtenidos en la formación del Esquisto de Burguess (Canadá), corresponden a ‘Stanleycaris’, que pertenecía a una rama antigua y extinta del árbol evolutivo de los artrópodos llamada Radiodonta, emparentada con los insectos y arañas modernos. Publicados en ‘Current Biology’, arrojan luz sobre la evolución del cerebro, la visión y la estructura de la cabeza de los artrópodos.

Lo que más entusiasma a los investigadores es lo que hay dentro de la cabeza de ‘Stanleycaris’. En 84 de los fósiles aún se conservan los restos del cerebro y los nervios después de 506 millones de años.

«Aunque los cerebros fosilizados del Cámbrico no son nuevos, este descubrimiento destaca por la asombrosa calidad de su conservación y el gran número de ejemplares», afirma Joseph Moysiuk, autor principal de la investigación y candidato a doctor en Ecología y Biología Evolutiva de la Universidad de Toronto (U de T), con sede en el Museo Real de Ontario.

«Incluso podemos distinguir detalles finos, como los centros de procesamiento visual que sirven a los grandes ojos y los rastros de los nervios que entran en los apéndices –prosigue–. Los detalles son tan claros que es como si estuviéramos viendo un animal que murió ayer».

Los nuevos fósiles muestran que el cerebro de ‘Stanleycaris’ estaba compuesto por dos segmentos, el protocerebro y el deutocerebro, conectados con los ojos y las garras frontales, respectivamente.

«Concluimos que la cabeza y el cerebro de dos segmentos tienen profundas raíces en el linaje de los artrópodos y que su evolución probablemente precedió al cerebro de tres segmentos que caracteriza a todos los miembros vivos de este diverso filo animal», añade Moysiuk.

En los artrópodos actuales, como los insectos, el cerebro consta de protocerebro, deutocerebro y tritocerebro. Aunque la diferencia de un segmento puede no parecer un cambio de juego, en realidad tiene implicaciones científicas radicales.

Dado que en los cuerpos segmentados de los artrópo

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Orientación Médica en la Radio

Orientación Médica TV

Orientación Méd. Legal

Orientacion Medica TV