El impacto del diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer no sólo afecta a la persona afectada, sino que engloba todo el entorno, a los cuidadores que, en un 80 % de los casos, es la familia.

Además, la persona cuidadora principal le dedica una media de 15 horas diarias, los siete días a la semana, un tiempo que durante el confinamiento se elevó hasta las 18 horas diarias.

Este cuidado puede suponer que muy a menudo se generen inseguridades y temores, en muchas ocasiones por falta de conocimiento.

Esta responsabilidad, a menudo asumida de manera voluntaria o involuntaria, implica enfrentarse a dudas, incertidumbres y temores sobre el futuro, así como la constante inseguridad sobre si se está proporcionando la mejor asistencia posible. 

Por este motivo, la Fundación Pasqual Maragall con el apoyo de la Diputación de Barcelona, ha elaborado una guía con toda la información necesaria sobre el cuidado de los cuidadores de los pacientes con alzhéimer y sobre la pro