La disfunción eréctil (DE) no solo es la incapacidad de lograr o mantener una erección suficiente para las relaciones sexuales, sino que a menudo no se tiene una razón clara de por qué sucede, convirtiéndose en la peor pesadilla de un hombre. 

El doctor David Samadi, director del Samadi-Homs-Robotic Institute en el Hospital Metropolitano de Santiago (HOMS), explica que el envejecimiento puede aumentar el riesgo de la DE e incluso ciertos medicamentos y el uso de drogas recreativas son otras fuentes potenciales de impotencia.

“Cuando un hombre padece de DE por primera vez es un momento de humillación y devastación para el caballero que se enorgullece de su desempeño sexual”, señala.