Seleccionar página

Kevin Spacey se gana un respeto en el cine que desde hace cinco años cae en picada por denunciados acosos sexuales

Kevin Spacey se gana un respeto en el cine que desde hace cinco años cae en picada por denunciados acosos sexuales

Aunque es un sospechoso de siempre como acosador sexual, Kevin Spacey mantuvo un alto nivel de cordura, prestigio y respeto en la industria de Hollywood, meca del cine mundial en la que ganó un Óscar al mejor actor secundario por «The Usual Suspects» («Sospechosos habituales») (1995) y un Óscar al mejor actor principal por «American Beauty» (1999), además de ser nominado al Globo de Oro por «The shipping news» (2001).

Sin embargo, la tradicional admiración y el ganado respeto en el mundo artístico hacia Spacey ha venido cayendo en picada desde hace un lustro cuando comenzaron las primeras acusaciones de acoso sexual contra hombres.

A finales de 2017 surgieron los primeros señalamientos. El sitio de noticias Buzzfeed se hizo eco de las palabras del actor Anthony Rapp, quien aseguró que Spacey se propasó sexualmente con él en 1986, cuando Rapp tenía 14 años y el protagonista de la serie «House of Cards» contaba 26.

Desde aquella revelación se aceleraron los hechos: primero llegó la disculpa de Spacey hacia Rapp en un comunicado en el que además anunció que es homosexual, reseñó el portal de la BBC de Londres.

Después recibió fuertes críticas por haber unido ambas cosas. Posteriormente aparecieron otros casos de hombres que dicen haber sido acosados sexualmente por él. Y luego anunció su retirada temporal de los escenarios.

Netflix, por su parte, decidió suspender el rodaje de la sexta temporada de «House of Cards» y despidió a Kevin Spacey, quien interpretó hasta la quinta temporada al personaje principal Frank Underwood.

+ Nueva acusación

Entonces llegó lo peor de su vida: una acusación formal el pasado jueves de la Fiscalía de Inglaterra contra Kevin Spacey por cuatro supuestos delitos sexuales, que vuelve a poner en la cuerda floja el regreso a la gran pantalla del actor, quien tras ser repudiado por Hollywood estaba tratando de hacerse un espacio en el mercado europeo.

Apenas dos semanas antes de que se conocieran las nuevas acusaciones, el actor estadounidense había confirmado su primer papel protagonista desde 2017 con la cinta «1242 – Gateway to the West», una coproducción internacional con capital procedente de Reino Unido, Hungría y Mongolia, cuyo futuro queda ahora en el aire.

Los productores del drama histórico, en el que el actor encarnaría a un comandante del imperio mongol que trató de conquistar a Europa, tomaron una decisión arriesgada al apostar por un actor que arrastra una marca radioactiva desde 2017, cuando salieron a la luz las primeras acusaciones contra él.

Expulsado de la maquinaria de Hollywood, Spacey, de 62 años, solo se había prodigado tímidamente en la gran pantalla formando parte del elenco de «L’uomo Che Disegno Dio» (2021), una película italiana que apenas contó con distribución comercial.

Los hechos, según fiscales

El pasado jueves, el actor fue acusado por la Fiscalía británica de cuatro delitos de agresión sexual contra tres hombres, cometidos en Reino Unido entre 2005 y 2013, cuando residió en Londres al ocupar el puesto de director artístico del teatro The Old Vic.

En aquella época, el artista llegó a la capital británica encumbrado por dos victorias en los Óscar, «American Beauty» (2000) y «The Usual Suspects» (1996), que hicieron de Spacey uno de los intérpretes más demandados de la década del 2000.

Aunque los responsables de esa emblemática sala londinense ya indicaron en 2017 que una veintena de personas se quejaron de que fueron acosadas sexualmente por Spacey, no se habían presentado cargos criminales hasta ahora.

Antes, una investigación elaborada por el teatro concluyó que el «estatus» y la «fama» del actor pudieron haber intimidado a los actores jóvenes.

El mismo argumento fue esgrimido por Anthony Rapp, quien en plena ola del movimiento #MeToo, aseguró que fue acosado por el protagonista de «L.A.Confidential» en los años 80.

Pronto comenzaron a sumarse nuevos testimonios, algunos por parte de trabajadores y exempleados de «House of Cards», la serie con la que Netflix arrancó su apuesta por la producción propia y que elevó el estatus de Spacey al de estrella televisiva.

El escándalo fue de tal magnitud, que Netflix acabó abruptamente con su personaje protagonista y estrenó una última temporada sin contar con él.

Al mismo tiempo, en 2018, la fundación benéfica que llevaba el nombre del actor quedó disuelta al llegar a la conclusión de que su función «ya no era viable».

Otro de los escándalos que generó más ruido mediático fue la acusación del hijo de una presentadora de televisión estadounidense que afirmó que, en 2016 y cuando trabajaba de camarero, Spacey le insistió varias veces para que fuera a su casa hasta que, más tarde, frotó su pene contra él.

Sin embargo, el joven decidió retirar los cargos en 2019, el mismo año en que falleció un masajista que aseguró ser acosado por el actor durante una sesión de masaje.

+ La actualidad

Ahora, los cargos presentados en Reino Unido coinciden con el juicio pendiente de Spacey en Nueva York, por la denuncia de abuso sexual interpuesta por Rapp.

Y los problemas del actor no quedan ahí, pues la productora MCR, responsable junto a Netflix de la serie «House of Cards», pidió en noviembre una indemnización de 31 millones de dólares por ruptura de contrato y para paliar los perjuicios que causó con su comportamiento durante el rodaje.

El lunes se comentó que autoridades británicas buscarán la extradición formal del actor para enfrentar los cuatro cargos de agresión sexual a menos que Spacey decida ir voluntariamente a Londres a enfrentar las acusaciones, de acuerdo con el periódico The Guardian .

Este martes, el actor estadounidense aseguró que se presentará voluntariamente ante la Justicia británica para defenderse de los cuatro cargos por agresión sexual que se le imputan contra tres hombres, cometidos en el Reino Unido entre 2005 y 2013.

En un comunicado enviado al programa «Good Morning America», del canal ABC, Spacey dijo confiar en que demostrará su inocencia.

«Aunque me decepciona la decisión de la Fiscalía de presentar cargos, me presentaré voluntariamente en Reino Unido tan pronto como pueda y me defenderé. Tengo confianza en que demostraré mi inocencia», indicó en el comunicado.

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Orientación Médica en la Radio

Orientación Médica TV

Orientación Méd. Legal

Orientacion Medica TV