En vísperas del Día Mundial de la Hipertensión, el director de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Jarbas Barbosa, instó a los países a intensificar los esfuerzos para mejorar el manejo de la hipertensión, una medida que podría salvar alrededor de 420.000 vidas al año en las Américas.

Aunque la hipertensión afecta a 180 millones de personas en la región (18 % de los adultos), «a menudo no presenta síntomas ni signos y, por lo tanto, con frecuencia no se diagnostica ni se trata», señaló hoy el doctor Barbosa durante una rueda de prensa.