Seleccionar página

Para que tus órganos puedan celebrarlo

Para que tus órganos puedan celebrarlo

Durante cada mes de diciembre, solemos desear felices fiestas a todo el mundo, pero ¿por qué no hacer extensivo ese deseo de bienestar a nuestros órganos, que también tienen “derecho a pasárselo bien” en lugar de verse expuestos a una serie de excesos evitables…?.

La doctora Paula Rodríguez Sanz, especialista en medicina familiar y comunitaria en el Hospital Sanitas CIMA (HS-CIMA), comparte una serie de recomendaciones para que nuestro cerebro, corazón, hígado, pulmones y riñones, también disfruten de las celebraciones en lugar de padecerlas.

“Junto al espíritu navideño, las reuniones familiares y con amigos, las sonrisas de los más pequeños y los villancicos, también llegan los excesos típicos de esta época del año”, lamenta la doctora Rodríguez.

“Y aunque desde las consultas médicas recomendamos, sobre todo a los pacientes con patologías previas, cuidarse siempre e independientemente del momento del año, sabemos que hay momentos más fáciles que otros para que no nos hagan caso”, reconoce esta facultativa, que es coordinadora médica del Campus del HS-CIMA.

Para minimizar los efectos indeseables de los excesos de distinto tipo que cometemos estos días, evitando repercusiones no deseadas en los órganos de los que depende nuestra calidad de vida, la doctora Rodríguez propone:.

Evita las ‘comilonas’. 

“Cuando nos sentamos a la mesa, la  habitual ingesta de cantidades moderadas y baja en grasas se convierte en un festín de platos, uno tras otro, como si no fuésemos a tener otra oportunidad de comer”, señala Rodríguez.

Advierte que esto nos lleva a aumentar el consumo de grasas y azúcares, «lo cual puede hacer que sintamos digestiones más pesadas, alteraciones en nuestro ritmo intestinal fáciles de identificar y, por otro lado, puede elevar las cifras de colesterol y provocar descompensaciones de patologías previas como la diabetes, a las que es necesario prestar atención”.

Recomendación.

“Sabiendo que los días festivos son  intensos, deberíamos intentar que las comidas que no sean de celebración tengan un perfil de dieta mediterránea, ricas en frutas, verduras, carnes magras y en fibra alimentaria, evitando las comidas ultraprocesadas o altas en grasas”, señala esta doctora.

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Orientación Médica en la Radio

Orientación Médica TV

Orientación Méd. Legal

Orientacion Medica TV