En una acción conjunta, agentes policiales adscritos a la Subdirección Regional Noreste de Investigación (DICRIM) y miembros de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD), llevaron a cabo el desmantelamiento de una peligrosa banda de antisociales en el municipio San Francisco de Macorís, especializada en la rotura de viviendas habitadas para despojar a ciudadanos de sus motocicletas. Esta banda fue desmantelada con el apresamiento de cinco individuos que supuestamente formaban parte del grupo delictivo.