Seleccionar página

Proteínas que regulan la conducta de las células madre de la piel

Proteínas que regulan la conducta de las células madre de la piel

La piel representa una barrera física que nos protege del ambiente exterior, además de ser un órgano con gran importancia para mantener diferentes parámetros fisiológicos como, por ejemplo, la temperatura corporal. Debido a su exposición continua al medio ambiente, la piel tiene que ser regenerada continuamente para mantener su función. Por ello, cada persona reemplaza completamente toda su piel en un periodo inferior a las dos semanas. Para mantener este proceso, en la piel existen unas células madre que están encargadas de producir todos los componentes celulares de nuestra piel como son los queratinocitos, las glándulas sebáceas o nuestro pelo. Alteraciones de la función de estas células madre puede dar lugar a problemas en el mantenimiento de la integridad de nuestra piel cuando funcionan mal o a la formación de tumores cuando comienzan a proliferar de forma descontrolada. Debido a ello, el conocimiento preciso de los procesos biológicos que determinan el número, mantenimiento y función adecuada de las células madre de la piel tiene importancia tanto desde el punto de vista de la investigación básica como para el desarrollo de nuevas terapias.

En un estudio usando ratones modificados genéticamente, y realizado en el Centro de Investigación del Cáncer, entidad mixta del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad de Salamanca (USAL), en España, se ha logrado identificar dos proteínas que modulan el comportamiento de las células madre de la piel.

El equipo de investigación lo ha dirigido por Xosé Bustelo.

El estudio revela concretamente que las proteínas Vav2 y Vav3 son esenciales para asegurar que estas células madre alcancen cantidades suficientes en la piel y también para que funcionen de forma adecuada. Durante sus experimentos, los investigadores comprobaron que cuando estas dos proteínas se eliminaban, se producían menores números de células madre que, además, no funcionaban de forma adecuada. Esto daba lugar a procesos de regeneración de la piel defectuosos tras sufrir heridas o tras la depilación. Por el contrario, cuando estas moléculas se activaban de forma crónica se producía un aumento de la población de células madre en la piel y los procesos de regeneración de la piel eran mucho más rápidos que en los ratones normales (grupo de control).

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Orientación Médica en la Radio

Orientación Médica TV

Orientación Méd. Legal

Orientacion Medica TV