Seleccionar página

¿Terapia celular para recuperar facultades mentales?

¿Terapia celular para recuperar facultades mentales?

La pérdida de facultades mentales, incluyendo problemas de memoria, atención, comunicación y coordinación física, está a menudo causada por la enfermedad de Alzheimer o por la suma de los efectos nocivos de pequeños derrames cerebrales que afectan sobre todo a las interconexiones cerebrales.

En la actualidad, no existen terapias capaces de detener la progresión de los derrames cerebrales o de mejorar la limitada capacidad del cerebro para repararse a sí mismo después de que se produzcan. Sin embargo, en un nuevo estudio se ha conseguido identificar una terapia con células que puede detener el deterioro cerebral paulatino y estimular los procesos de reparación propios del cerebro.

Por ahora, esta terapia experimental solo se ha probado en ratones, aunque los resultados de los experimentos han sido muy prometedores. Basta una única inyección para reparar muchos daños cerebrales y mejorar la función de la memoria en ratones cuyo cerebro está deteriorado de un modo parecido a como lo están los cerebros humanos tras una serie de pequeños derrames cerebrales o con el avance de la demencia provocada por la enfermedad de Alzheimer.

Las células utilizadas en la terapia son un tipo especializado de células gliales, que son células que rodean y apoyan a las neuronas en el sistema nervioso central. El equipo de Irene Llorente y S. Thomas Carmichael, ambos de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) de Estados Unidos, evaluó los efectos de su terapia con células gliales inyectándolas en los cerebros de ratones con un nivel de deterioro similar al que se observa en los seres humanos en las fases inicial y media de la demencia.

Lo inyectado viajó a las zonas dañadas del cerebro y segregó unas sustancias químicas llamadas factores de crecimiento que estimularon a células madre del cerebro para que lanzaran una respuesta de reparación.

La activación de ese proceso de reparación no solo limitó la progresión de los daños, sino que potenció la formación de nuevas conexiones neuronales y aumentó la producción de mielina, una sustancia grasa que recubre y protege las conexiones.

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

G R U M E D

G R U M E D

Orientación Médica en la Radio

Orientación Médica TV

Orientación Méd. Legal

Orientacion Medica TV